¡Deja de echar un pulso con tu pareja!

¡Deja de echar un pulso con tu pareja!

¡Deja de echar un pulso con tu pareja!

Cuando el objetivo en un conflicto de pareja no es la comunicación sino el “quedar por encima”…

Una discusión no tiene por qué ser algo negativo. La diferencia de opinión sobre un tema puede resultar incluso enriquecedor cuando se escuchan los argumentos de la otra persona y se aceptan las críticas constructivas. Pero curiosamente, con la pareja, que es con la persona que se comparte lo más íntimo de uno mismo, esto no suele suceder así.  Las discusiones se tornan en un sin fin de reproches. Y solo se pretende “ganar el pulso”. El motivo por el que comenzó la discusión deja ya de tener importancia y se convierte en una lucha de poder. Se agrede a la persona que más se ama a base de gritos, insultos, o lo que es peor, utilizando el arma más sutil y desgarradora, el silencio.

Para que una discusión se pueda convertir en una oportunidad de superar malentendidos y reforzar la relación se deben expresar los sentimientos y opiniones responsabilizándose de ellos y no culpando al otro por éstos. Se tiene que diferenciar entre las conductas específicas que nos molestan y no etiquetar al otro en su conjunto. Escuchar y respetar sus sentimientos y opiniones, aunque no se compartan.

Si quieres un artículo interesante sobre el tema sigue este enlace

http://lector.kioskoymas.com/epaper/viewer.aspx

Reteled Posts

No Comment

Comments are closed.