Pareja

 

La terapia de pareja está indicada cuando la demanda se refiere a la dinámica de una relación.
Los motivos de consulta pueden ser diversos: problemas de comunicación, afectivos, sexuales, domésticos, infidelidad, celos, falta de atención, monotonía…, que acaban en discusiones interminables en las que ya no importa el contenido, es decir, el por qué se discute, pues el problema no suele ser por el que se acude, sino que suele tratarse de algo más de fondo.

La terapia sistémica es la más adecuada para solucionar problemas de pareja, pues ésta es un “sistema” y no una mera relación entre individuos.